Diseño de jardines comestibles, transformación de jardines convencionales en comestibles, mantenimiento y manejo en ecológico.

Podemos diseñarle el jardín partiendo de cero, transformar el que ya tiene, adaptar una zona en desuso, establecer macetohuertos en terrazas, cultivo de setas…

¡Nos adaptamos a todas las preferencias y circunstancias!

Póngase en contacto con nosotros y le haremos un presupuesto sin compromiso.

jueves, 4 de julio de 2013

¿Qué es un jardín comestible?



El diseño

Un jardín comestible es un jardín capaz de producir gran cantidad de alimentos nutritivos y saludables de una calidad excepcional.

El propósito de un diseño adecuado y personalizado no es otro que ayudarle constructivamente y que su jardín trabaje para usted en lugar de que usted tenga que trabajar para su jardín.

Este concepto pretende rentabilizar el coste que supone diseñar, establecer y mantener un jardín. ¿Por qué gastar dinero en árboles, arbustos y otras plantas que no le van a producir nada que pueda utilizar en su beneficio? Teniendo en cuenta que en la vida cotidiana buscamos el beneficio, la rentabilidad y el ahorro, ¿por qué no aplicar estos principios a nuestro jardín?

Nuestros diseños imitan a la naturaleza teniendo en cuenta los modelos presentes en la misma. Estos son modelos que llevan funcionando a la perfección cientos de miles de años y mantienen su productividad sin necesidad de ayudas externas. Esta es una de las razones por las que un jardín comestible requiere escaso mantenimiento.

Nuestros jardines comestibles se caracterizan por seguir principios ecológicos que consisten en la asociación adecuada de diversas especies y su correcta ubicación. De este modo se potencian las relaciones beneficiosas entre las diferentes plantas presentes en el jardín. Del diseño depende también el correcto funcionamiento del jardín que tiene que satisfacer las necesidades, deseos y prioridades de los propietarios y nunca al revés: que sean los propietarios los que tengan que satisfacer  las necesidades del jardín.

La disposición y características de los elementos que conforman el jardín fomentan una diversidad que beneficia al propio jardín y que se traduce en un desarrollo saludable y una gran resistencia a plagas y enfermedades.

Diseñar jardines con especies poco adaptadas a nuestro clima, que suponen un consumo de agua desorbitado, la utilización excesiva de fitosanitarios y la necesidad de un constante mantenimiento está dejando de ser una opción viable para la mayor parte de la población que tenemos que mirar mucho en que nos gastamos el dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada